¡Adiós a los exámenes de Septiembre!

¡Adiós a los exámenes de Septiembre!

Este curso académico es el primero que en Galicia se van a suprimir los exámenes de recuperación de septiembre en la ESO, ya que en bachiller se trasladarán a julio para hacer coincidir los calendarios de esta etapa junto con la universitaria.

Los motivos

Uno de los motivos para que se aprobase esta medida era que la tasa de aprobados en septiembre era muy baja y se estaba sometiendo tanto a alumnos como a profesores a un esfuerzo innecesario. Otro de los motivos fue que la supresión de esta convocatoria extraordinaria favorecía la conciliación familiar, debido a que los padres no tenían que supeditar sus vacaciones a los horarios de las academias preparatorias. Por último, el motivo en donde hicieron más hincapié fue en que estos exámenes no favorecían al aprendizaje, ya que el alumno tenía que meterse un atracón de las materias en menos tiempo del estipulado, con el único objetivo de superar las diferentes pruebas.

Sin embargo, para que esta medida funcione ES necesario que se realizasen una serie de cambios en el sistema educativo. En primer lugar, si lo que se pretende conseguir es que haya menos suspensos y que el alumno adquiera un aprendizaje significativo es fundamental que se bajen las ratios, que haya más grupos de desdobles para asignaturas troncales, más profesores de apoyo en los centros y que el mayor porcentaje a la hora de evaluar no recaiga en los exámenes y controles, sino en el trabajo diario, en exposiciones orales, en debates, etc., es decir, que haya un seguimiento real del aprendizaje del alumno.

Así todo, creo que estas medidas no se van a llevar a cabo a corto plazo, al menos no en este curso, y creo firmemente que los principales perjudicados van a ser los alumnos con necesidades educativas especiales, porque los exámenes de septiembre les permite centrarse en algunas asignaturas durante el período escolar y dejar otras para estudiar en verano y, así, poder sacar el curso. Entonces, si sumado a que a muchos de estos alumnos ya no se les aplican las medidas de atención a la diversidad que les corresponden, ahora se les suprimen los exámenes de septiembre y, por encima, no se realizan los cambios más arriba descritos, les estamos quitando la oportunidad real de aprobar el año académico.

En conclusión, es primordial que se ponga en práctica un cambio en la metodología actual y, ahora más que nunca, que a estos alumnos no se les priven de las adaptaciones específicas para atender a sus dificultades si lo que en verdad se quiere conseguir es que el alumno adquiera un aprendizaje significativo.

 

Lara Gil Robla

Coordinadora de estudios y profesora en Unidad Focus

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *