2 thoughts on “¿Volviendo a qué normalidad?

  • Poco que añadir a tu exposición.
    Con respecto a este libro, el cual no tengo intención de leer, puesto que tengo un montón de ellos más interesantes a la espera, diré que hacer determinadas afirmaciones desde un despacho o filosofando es lo que tiene… Juzgar desde fuera.
    Creo que ningún padre en su sano juicio da medicamentos a sus hijos por placer, pero hay que sopesar riesgos y beneficios. Y no es una pastilla mágica, como sus detractores dicen, es una pastilla que permite trabajar y que el esfuerzo tenga alguna recompensa.
    El sufrimiento de quien padece este trastorno y de sus familias, se suma a la incomprensión del mismo.
    Lo que más rabia me da es que el tal Marino es profesor en la Universidad y está formando a futuros profesionales. Espero que tengan juicio crítico y se cuestionen sus enseñanzas.
    Lo dicho. Poco que añadir a tu post.
    Bueno, si, una última cosa. Otro motivo para no leerme el libro es el título: “volviendo a la normalidad”. Mal vamos. ¿Quien determina que es la normalidad? ¿Es más normal un niño con buenas notas, con un grupo de amigos estable, con una familia que le quiere y un físico agraciado, pero que disfruta ridiculizando a sus compañeros que otro con TDAH, sin amigos, arrastrando el inglés desde primero que no conoce el rencor y reparte lo que tiene…?
    Pues depende…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *