Valiosa pluralidad

La diversidad, es decir, la variedad, la diferencia, la desemejanza, caracterizan a la especie humana desde las razas, estilos de vida, costumbres, creencias, que llevan a actuar y sentir de diferentes maneras, hasta las más variadas formas de ser de cada persona.

Cada uno de nosotros es exclusivo y se supone que esas peculiares notas personales, deben tenerse en cuenta cuando pensamos en la forma de aprender y de enseñar.
Nos sorprende realmente ver las diferentes maneras a las que accedemos a la información que recibimos de nuestro entorno, si consideramos que existen varias inteligencias (Inteligencias múltiples) según tengamos desarrolladas unas más que otras.

En el ámbito educativo y pretendiendo atender a la diversidad como se apunta cada vez que se habla del fracaso escolar y dificultades en el aprendizaje, es que se van reformando y volviendo a redactar leyes de educación, decretos y órdenes.

Desde los papeles y la legalidad parece que está todo solucionado y la diferencias consideradas completamente.

Sin embargo sería ideal que cada alumno pudiera aprender con una metodología flexible y que el docente sepa qué caminos mostrar para que los propios chicos/as lleguen a los nuevos conocimientos. Hay experiencias de innovación educativa ya puestas en marcha en esta línea basadas en la neurociencia.

elefantes

Lo importante en este momento del siglo XXI no es dar información, sino saber dónde buscarla y cómo hacerlo, para lo cual las diferencias entre unas personas y otras son irrelevantes, porque cada uno va a ir por el camino que le resulte mejor y el resultado va a ser adquirir los conocimientos al fin. Cada tipo de inteligencia se pondrá a andar hacia lo que desee aprender echando mano, por supuesto, de la creatividad.

A la hora de estudiar, memorizar o comprender para ser luego evaluados, los niños y jóvenes se cargan de ansiedad y nerviosismo porque no logran llegar a los objetivos del curso.

Esto lo vemos día a día en aquellos que tienen dificultades, sean las que sean, para seguir el curso. Y es que a los docentes se les hace muy difícil cubrir las necesidades educativas de cada alumno dado el sistema educativo tal cual está organizado. Se hace necesario aplicar nuevas estrategias educativas. El esfuerzo es mucho por todas las partes y podría ponerse más energía en atender a la diversidad, que en uniformizar y exigir como si todos aprendiéramos de igual manera.

Además, sabemos lo enriquecedor que es tener varios puntos de vista o de acceso al aprendizaje dentro de un grupo, como aspecto educativo a mayores.

Desde la responsabilidad como padres, y ya que la legalidad nos ampara, lo que podemos hacer es exigir esa atención personalizada y que sean reconocidas las particularidades de nuestro hijo/a, porque mientras esperamos mejores oportunidades de cambios, nuestros chicos/as crecen y se forman haciendo un gran esfuerzo. La tarea es de todos.

Ana Luisa López.
Maestra
Profesora de apoyo .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *