Vagos por naturaleza

Nuestro cerebro es vago por naturaleza. Sí, lector/a, ese órgano que tan buena fama tiene ha ido modificándose a lo largo de nuestra evolución para acabar rigiéndose por la ley del mínimo esfuerzo. A lo largo de su evolución, el ser humano no se ha caracterizado por ser un animal demasiado rápido, fuerte o con Leer másVagos por naturaleza[…]