Sólo salir del infierno – parte 10 de 12 – Recursos de calma

Sólo salir del infierno – Recursos de calma

Solo tengo un tema más en mi lista.

Dispara.

¿Cómo afectan el alcohol y las drogas en el TDN? ¿Y los videojuegos?

¡BUM! y suena la sirena. Qué bien guardadita la tenías, ¿eh? Bueno, es un tema complejo. Empezaré por decirte que decir alcohol y drogas es redundante. El alcohol es una droga. Y, si también metes en el mismo saco los videojuegos, hablamos de adicciones y dependencias. Y, si en TDN hablamos de adiciones, estamos dentro del cajón «recursos de calma», pero para poder hablarte de esto, antes tengo que hablar de algunas otras cosas.

Cuéntame.

Todo el mundo conoce una cara de la adicción, la cara en la que tú tomas una sustancia o tienes una conducta y esta te hace sentir bien. Repites la conducta un número de veces hasta que estás enganchado y, luego, tu cuerpo y tu mente te piden que repitas esa conducta, como las ratas que presionan las palancas en los laboratorios. Si es una sustancia, con el tiempo producirá tolerancia y abstinencia pero, en cualquier caso, tú te conviertes en mayor o menor medida en un esclavo de esa conducta. Sea inyectarte quetamina o tirar de la palanca de una tragaperras, el proceso parece similar. Como es idéntico el procesamiento mental que protege a la conducta, todos los autoengaños, las excusas o defensas utilizadas por el individuo adicto, son lo que conocemos como «el mono». Con el tiempo esta conducta nos daña, nos impide un desarrollo adecuado y, en algunos casos como las drogas, nos destruye físicamente. Todo es no es nada nuevo, ¿verdad?

No, todo el mundo sabe que las drogas son malas.

Claro, pero entonces

¿por qué la gente las toma? ¿Son tontos? ¿Son ignorantes?

Necesitan evadirse.

¿Y eso que quiere decir? ¿De qué se evaden?

No sé. ¿De la vida?

La vida puede ser maravillosa, personas en todo el mundo luchan desesperadamente por sobrevivir para ver el sol un día más; sin embargo, otras personas se evaden de vivirla. Qué raro, ¿no?

Y otras se suicidan.

Así es y otras se suicidan. ¿Sabes cuál es el momento de la vida con mayor riesgo de iniciar el consumo de una droga?

No sé. ¿A los 18 años?

De 15 a 29. ¿Y sabes cuál es el momento con mayor riesgo de suicidio?

¿De 15 a 29 también?

Exacto y a nivel mundial el suicidio es la segunda causa principal de muerte en este grupo de edad. Además, las tasas de suicidio más altas en España son entre los 15 y los 30 años ¿Y por qué será que estos dos datos coinciden?

Me rindo.

Aquí va la otra cara de esa moneda. Las personas se suicidan porque llegan a un punto extremo de desesperación. Prefieren no vivir la vida a tener que sufrirla. Las personas que se suicidan no quieren dejar de vivir, quieren dejar de sufrir.

A las personas que se drogan les pasa lo mismo, prefieren no vivir su vida a tener que sufrirla y, por eso, se evaden. Solo quieren dejar de sufrir.

No todo el mundo se droga para dejar de sufrir. Muchos lo hacen por diversión.

Eso es un error dialéctico. Por definición no es posible. Aquí hay mucha confusión porque se mezclan conceptos, idiomas y estigmas. Al menos en español, «droga» no es una sustancia, sino un uso determinado que se le da a una sustancia. La misma sustancia, pongamos el alcohol, yo lo puedo utilizar como condimento en un guiso, como alimento en un vasito en la comida, como dopaje si bebo para entrarle a la chica que me gusta, como veneno si me intoxico para matarte o como medicina para evitar el dolor si me vas a cauterizar una herida como en las películas. Todos estos usos tienen una cosa en común: son un medio para un fin. Yo lo hago para algo. Sin embargo, cuando hablamos de droga eso cambia, cuando bebo para emborracharme, el fin y el medio son la misma cosa. Bebo para estar bebido. En filosofía se dice que la felicidad es el fin último de todas las cosas, pero en realidad, hay dos excepciones. El suicidio y la droga, porque en ambos el fin no es la felicidad, sino la ausencia de infelicidad. Al hacerlas, ambas me impiden ser feliz, pero la persona en ese momento elige dejar de sufrir, ante todo. Las personas que se suicidan no quieren dejar de vivir, quieren dejar de sufrir. Y las personas que se drogan también.

Cuando dices que hay gente que se droga por diversión. dices que lo hacen con un fin, el fin de divertirse, como cuando los chicos se toman dos copas para poder bailar Bisbal en las discotecas, pero eso no es drogarse, sino doparse. Drogarse es beber para emborracharse. Sin ninguna otra disculpa. Los límites son finos y lo que empieza siendo una cosa puede convertirse en otra. Muchos chicos prueban un porro pero solo algunos se hacen porreros.

¿A dónde quieres ir a parar?

A que la droga salva más vidas de las que se lleva.

¿Estás loco?

Claramente. No es ningún secreto, pero esa no es la cuestión. Sé lo duro de esta afirmación, pero creo que debemos entender toda la película primero. Cuando las personas sufren mucho llegan a un punto de desesperación donde necesitan a toda cosa dejar de sufrir. Y es ahí donde puedes tener la suerte de encontrar una novia, una afición, un deporte o un trabajo que te llena (y, cuando decimos que te llena, nos referimos a que te llena tus vacíos, tus carencias emocionales y afectivas) y, entonces, podemos aguantar un poco más el camino. Algunas veces no tenemos tanta suerte y no encontramos nada que nos llene y seguimos aguantando un poco más ese sufrimiento y, en ese momento, cuando la idea de quitarnos de en medio puede aparecer en nuestra cabeza. Sin embargo, existen ciertas cosas que, aunque no son tan sanas como una novia estable, sirven para cortar ese sufrir, como son las drogas y, en general, todas las adicciones.

No sé qué decir.

Cuando veamos a nuestro hijo enganchado a algo, lo primero que debemos pensar es «está sufriendo un montón». Lo segundo «¿qué lo provoca?» Es posible que jugar a videojuegos sea un mal menor, por ahora, mientras solucionamos lo que está por debajo. En el caso de las drogas es más complicado porque existe una abstinencia fisiológica pero en los videojuegos es simple. Cuando su vida merezca la pena, dejará de vivir siendo Mario Bros.

Bueno, una vez dicho todo esto, creo que ya puedo explicarte el concepto «recursos de calma».

Creo que me hago una idea de lo que son esos recursos de calma

No son solo cosas malas, por supuesto están las drogas, los videojuegos, el deporte, las aficiones, su grupo de amigos… intentemos agruparlos en categorías compatibles:

Espacios seguros: Lugares donde me sienta protegido, donde no tenga la necesidad de defenderme y sienta que nadie me va a dañar.
Actividades de éxito: Actividades en las que obtenga éxitos, refuerzos o reconocimiento social. Pueden ser aficciones, actividades laborales.
Personas seguras: Personas con las que me siento protegido y comprendido por ellos y los siento incondicionales. Hay conexión.

Adicciones: Actividades que me enganchan. Me apagan. Inhiben el sufrimiento y me ahorran pensar en mi vida fuera de la actividad.

Sustancias: Parecidas a las anteriores pero de forma química, mucho más potente y, obviamente, con un mayor potencial adictivo.

Aislamiento: Es una de las más recurrentes. Alejarme de todo aquello que me daña o me recuerda todo lo que siento o lo que ni si quiera puedo sentir.

Sin embargo, todas estas categorías son combinables. Una relación de pareja puede ser una persona segura pero también una adicción. Una actividad de éxito puede ser todas las demás al mismo tiempo. Al final, lo mejor que podemos hacer es buscar en cada persona los recursos de calma que menos dañen en la medida de lo posible. Entendiendo y aceptando que no siempre los recursos que a nosotros nos gustarían van a funcionarle a la persona.

[1] Gabilondo, A. et al. (2007). Prevalencia y factores de riesgo de las ideas, planes e intentos de suicidio en la población general española. Resultados del estudio ESEMeD. Medicina clínica, 129(13), 494-500.

One thought on “Sólo salir del infierno – parte 10 de 12 – Recursos de calma

  • Javier son excelente tus artículos, los he leido todos. Tanto deseo ayudar a mi hijo que presenta la problemática que tu describes. Además el aislamiénto social. Vivimos en México. Si pudieramos tener cita por medios eléctronicos. O me recomiendas un profesional que nos ayude en nuestro país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *