Recursos para gestionar las emociones: el mindfullness y la meditación

Muchas veces hemos mencionado que las personas que tienen TDAH, gestionan mal sus emociones. Hemos dedicado comentarios en este sentido porque es importante para el bienestar general, que el mundo interior sea lo más estable posible y buscamos recursos que lo faciliten.
Afortunadamente hay una tendencia a introducir actividades que ayuden al autoconocimiento en los centros educativos lo cual pone la mirada más allá de la instrucción y más en la formación de la persona.

Algunas de las técnicas disponibles para mejorar el buen estado emocional de los niños, adolescentes y por qué no, de nosotros adultos, es la relajación, la atención plena y la meditación.

En la noticia que os dejo a continuación se entrevista a un profesional que pone en práctica estas técnicas tanto en el aula como dentro del ámbito familiar.

En primer lugar Luis López, hace referencia a las razones que justifican la práctica de la relajación y del mindfulness, todas ellas dirigidas al autoconocimiento del mundo emocional. Apoyo la idea de darle cabida a este tipo de formación en el ámbito educativo, abriendo la puerta a la afectividad y considerando la diversidad, pues este tipo de aprendizaje forma parte de un proceso personalizado en el que cada alumno/a sigue su propio ritmo, no se evalúa, ni se exigen resultados.

Se verán beneficios en la capacidad de fijar la atención o mejorar la memoria y la concentración, dentro de otros aspectos que, como consecuencia del autoconocimiento, serán favorecidos.

En el ámbito familiar, aunque parezca difícil, es posible el entrenamiento en la relajación y la meditación para llegar a la calma y usar este recurso en situaciones de estrés que puedan surgir en casa, así como mejorar la conciliación del sueño, la ejercitación en “el estar presente” o ser consciente del estado emocional en determinado momento.

meditación

El entrevistado nos habla de nueve capacidades que se ponen en práctica a la hora de meditar y que debemos desarrollar tanto docentes, como padres y madres. Es decir que la formación de la persona que guía es imprescindible y fundamental. Actualmente gracias al reconocimiento de los beneficios del yoga y las técnicas de relajación en el aula, en muchos centros se oferta además, este tipo de actividades dentro de las extraescolares.

Iniciativas como éstas vale la pena difundirlas pues su puesta en marcha no sólo abarca la práctica y formación del profesorado, sino a la comunidad educativa interesada en desarrollarla.

Ana Luisa López Desalvo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *