Abril 29, 2014

Psicología TDAH

javier estévez psicólogo especialista en TDAH

El Trastorno por Déficit de Atención y/o Hiperactividad se caracteriza por tres grupos de síntomas: déficit de atención, hiperactividad y/o impulsividad. La manifestación de los mismos varía en función de las circunstancias de cada persona, de su edad y del ambiente en el que se encuentre. Estos síntomas interfieren en las personas afectadas y su entorno a lo largo de la vida, por lo que se deben tener en cuenta para su tratamiento tanto los distintos factores implicados directamente en el TDAh como los derivados del mismo que afectan negativamente en su vida.

La intervención psicológica es fundamental para enseñar tanto a las personas afectadas como a su entorno todas aquellas estrategias necesarias para disminuir su impacto en las distintas áreas de la vida: familiar, social, escolar, laboral, emocional. Por ello, durante la intervención psicológica ofrecemos otros servicios y apoyos que resultan imprescindibles en el tratamiento del TDAh, ya sea infantil, adolescente o adulto:uso de sustancias, Fobias, Traumas, etc..

Terapia emocional: No podemos dejar de lado la influencia de nuestra emociones sobre nuestra vida. Nuestras emociones condicionan nuestras relaciones interpersonales e intrapersonales, nuestra toma de decisiones y la forma de comunicarnos. Lograr validar, aceptar y gestionar aquello que sentimos es el camino para tomar las riendas de una vida plena y satisfactoria.

Intervención familiar/sistémica: Uno de los elementos definitorios de esta terapia es concebir a las personas como elementos dentro de un sistema relacional. A través de este tipo de intervenciones se pueden trabajar diferentes conflictos intra e interpersonales, haciendo hincapié en la comunicación, los estilos de relación, los recursos de cada persona y el cambio como algo inevitable dentro de los sistemas.

Terapia Breve Estratégica:

Terapia EMDR:

Intervención conductual:

Control de abusos: Las personas dañadas tienden a cometer abusos mas que los demás, es natural intentar llenar algún vació con algo que pueda calmarnos. Ademas, en TDAH la debilidad es mayor, al tener dificultades especificas tanto en las funciones ejecutivas como el los centros del placer, siendo una característica nuclear la aversión a la demora del refuerzo. Esto les lleva en algunos casos al abuso de sustancias, videojuegos, internet, tragaperras…, o cualquier otra forma de evasión.

  1. Analíticas
    Realizamos analíticas instantáneas de todas las drogas de abuso, destinadas a programas especifico de intervención en abusos de sustancia y también a analíticas generales, realizadas exporádicamente, con el fin de detectar posibles conductas de riesgo, por su puesto dando la mayor de las impotancias al respeto la confidencialidad.
  2. Custodios
    Hoy en día, la tecnología envuelve todo. Todos nos hemos vuelto adictos a ellas y seria un tanto injusto decir que es solo un problema que les haya sucedido a los adolescentes.
    Disponemos de programas de control de abusos de tecnologías eficaces. Estos programas se instalan en los dispositivos electrónicos (movil, tablet, PC) y nos permiten observar y regular el uso de Internet y videojuegos en distintos formatos

Entrenamiento parental: Una vez adquirida la información teórica en las clases de padres, pasaremos a la formación practica individualizada donde practicaremos estrategias guiadas con el fin de adaptarlas a la peculiaridad del cada caso. tratando de encontrar la manera de mantener un estilo parental coherente y congruente, establecer límites y normas claros, el cómo gestionar la preocupación por lo académico y las normas de convivencia y del hogar, control de móvil y riesgos etc. De forma que en el proceso no tengamos que cargar de ansiedad o enfado a los hijos, malograr el vínculo con ellos o quemarnos en el proceso. El uso de técnicas comprobadas científicamente nos facilitará ese complejo día a día que con niños TDAH tiene un componente de dificultad si cabe mayor, por lo que también aprenderemos acerca de este y otros trastornos para no tener expectativas erróneas y manejar eficientemente tanto las áreas deficitarias como las potencialidades de nuestros hijos.