La terapia grupal con adolescentes

Las personas que conviven con adolescentes que tienen tdah, saben que uno de los problemas que se les presenta en el día a día, es la dificultad para establecer relaciones sociales, en la mayoría de los casos.

En este artículo que nos informa sobre la investigación realizada con chicos/as de entre 15 y 21 años, se plantea como objetivo mejorar los síntomas del tdah. Creo que todos ellos tienen su repercusión en el ámbito social y es por ello que debe ser una prioridad para las personas que viven alrededor de un adolescente con tdah, sean padres, docentes, agentes sociales, etc, hacer hincapié en que mejoren sus habilidades sociales. Vemos cómo diariamente son rechazados, apartados y hasta acosados en los diferentes ambientes donde se desarrolla su vida y muchas veces no tienen herramientas para salir de ese rol que se les va dando.

adolescentes1

La terapia de grupo con chicos de sus mismas edades es fundamental para que experimenten y aprendan cómo vincularse, hablar con los demás controlando impulsos, esperar y escuchar al otro, brindándoles estrategias que no tienen, pero la sociedad se las exige. Sería muy positivo el fomento de estas dinámicas en diferentes ámbitos de formación de los adolescentes.

Me llamó la atención de este artículo, que si bien es una experiencia dirigida a la investigación desde el punto de vista clínico, se puede tomar como referencia de buenos resultados para aplicar en grupos de adolescentes en diferentes ámbitos.

Sin ir más lejos las aulas podrían ser un buen lugar, con docentes apostando por una educación más emocional y personalizada a la vez que socializadora, dando breves espacios de tiempo a resolver conflictos, educar en la empatía, en la escucha activa del otro y otras muchas posibilidades que un profesor sabría hacer. De hecho hay profesores que ya lo hacen y se están formando para que en los chicos con tdah se integren mejor en la dinámica del sistema educativo.

También pueden considerarse adecuados los grupos que se forman en diversas asociaciones que apoyan a familias con niños y adolescentes con tdah.

No esperemos situaciones ideales, trabajemos con las posibilidades que tenemos sin dejar de mirar más allá en ese camino.

Ana Luisa López

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *