La «sinfianza» – parte 5 de 12 – Edad de inicio

La «sinfianza» – Edad de inicio

Terminamos contándome el fin de tu TND, pero ¿cuándo empieza el TND?

En términos generales, la literatura separa dos tipos de TND. Los que se desarrollan en la adolescencia y los de aparición temprana. En realidad, el momento de aparición va asociado a la severidad y pronóstico del caso.

Estos dos tipos de TND se interpretan de diferente forma según algunos autores. Los de aparición en la adolescencia, llamados adquiridos, y los de aparición temprana, llamados, erróneamente, genéticos. Es una equivocación habitual pensar solo en el factor genético siempre que se trate de un TND de aparición temprana, ya que su causa se explica, en la mayoría de los casos, por otras vías como problemas en el apego, el maltrato infantil o abuso sexual siendo niño o bebé, la deprivación afectiva o abandono (muy normal en adopción), sucesos traumáticos infantiles, etc.

Es indiscutible que existe un factor genético que influye en la aparición del TND (todos los trastornos tienen un factor genético) pero es un factor reactivo al ambiental. Dicho factor genético solo se «activa» ante determinados sucesos ambientales. No he visto ni un solo caso donde la genética del TND fuese la causante del trastorno de forma clara. Es algo difícil de saber porque, cuando vemos un patrón genético familiar claro de TND, también hay mucho trauma relacionado con ello, por lo que no es fácil de saber pero, basándome en muchos otros casos y en la lógica, lo más sensato sería pensar que debe haber una genética y un detonante que la despierte.

A veces tenemos la idea de que un bebé no puede desarrollar TND pero eso es porque no sabemos mucho de bebés. Hoy en muchos de los paritorios ya tienen cierta sensibilidad con el bebé: piel con piel, respeto de sus tiempos para nacer etc., pero antes esto no era así. El mero hecho de que nada más salir de la barriga de tu madre, te den una azote en el culo, puede ser perfectamente un suceso traumático para un ser que no tiene ni idea de dónde está y solo sabe que su madre no le está protegiendo. Pero todo esto no es más que un ejemplo de las diferencias de trato, no de TND. Lo más habitual dentro de TND de aparición temprana son casos mucho más severos que un simple cachete en el culo.

No suele ser difícil identificar el suceso que hizo que desconfiara de sus referentes. Para que un niño rompa la confianza con sus padres, hace falta algo gordo, ya que, como mamífero, se pone en riesgo su vida ya que se arriesga a ser abandonado en medio de la selva.

Cuando los límites de tus propios padres no son de fiar, tú tienes que marcar tus propios límites debido a que los suyos se han quedado sin fianza.

Y la «sinfianza» no se rompe tan fácilmente como la confianza.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *