La diversidad es lo que cuenta

La educación que trata a todos de la misma forma
es la más injusta que puede existir.

Howard Gardner

Hemos reflexionado ya en otras ocasiones sobre el valor que debemos darle a las diferencias entre las personas, es decir a la diversidad sea cual sea de la que hablamos. En este caso me gustaría centrarnos en concreto sobre las diferentes formas que tenemos de aprender, de recibir la información y procesarla para llegar a adquirir un conocimiento .

En los últimos años, se han desarrollado innovaciones educativas que atienden varios aspectos de la diversidad del alumnado:

Por una parte, las propuestas que ponen énfasis en una enseñanza – aprendizaje personalizadas considerando la teoría de las Inteligencias Múltiples de Howard Gardner. Según este psicólogo, existen varios tipos de inteligencias y cada uno de nosotros tenemos algunas de ellas más desarrollada que otras.

Las metodologías que ponen en práctica en esta teoría, basan los aprendizajes en las fortalezas que cada persona tiene, fomentando los tres pilares en los que se debe fundamentar el proceso educativo : la motivación, la atención y la memoria. A partir de los puntos fuertes o talentos de cada uno, se trabajan los aspectos menos desarrollados a través de actividades dinámicas y motivadoras.

No hay aprendizaje sin emoción, lo que lleva a la motivación por saber y encontrar el placer de aprender. Por poner un ejemplo, si tenemos más desarrollada la inteligencia musical, aprenderemos más fácilmente los países de Europa a través de una canción que si tuviésemos que memorizarlos sólo visualmente o en una lista. Algunas de las metodologías adecuadas para desarrollar las inteligencias múltiples son los proyectos, como también la gamificación que contemplan los aspectos antes mencionados.

¿Qué relación puede tener ese planteamiento con la atención a la diversidad?

Se brinda, una posibilidad particular de aprender a través de diversas vías de acceso a la información y partiendo del tipo de inteligencia más desarrollada. Por ello es importante que el docente se tome el tiempo de conocer las características peculiares de cada uno de sus alumnos, saber cuáles son sus intereses, sus talentos, su mundo interior para generar esa motivación que requiere la emoción por aprender. De allí que la Neurodidáctica se conecte directamente con este tipo de planteo, proporcionando actividades interdisciplinares y aprendizajes significativos cercanos a la realidad cotidiana y también a la vida emocional. En este campo que abre la ciencia al servicio de la educación, el interés está en saber cómo funciona el cerebro a la hora de aprender y en base a ello hacer más eficaz e interesante el aprendizaje.

Por otro lado, pero sin desligarse del punto anterior, propuestas innovadoras de aprendizaje colaborativo. Más allá de la diversidad en la forma de aprender, en los grupos clase, como en todo grupo humano, hay deferencias de razas, orígenes, religiones, orientaciones sexuales, etc. Una metodología ya puesta en marcha , es el trabajo en grupo por proyectos, que requiere una participación activa ,ejercer responsabilidades, tomar decisiones y responder frente a los demás ya que el resultado final va a ser fruto del esfuerzo de todos, cada uno con su talento puesto a disposición del bien común. Los beneficios serán un aumento de la autoestima y la seguridad , gestionar emociones frente a situaciones de discrepancia, aceptación, confianza, respeto y ejercitación en la resolución de conflictos . Todos estos, valores, muy importantes en la formación de la persona en vistas a su desarrollo como miembro de la sociedad.

No quiero dejar de mencionar que frente a estas propuestas de innovación y atención a la diversidad del alumnado tenemos un colectivo de docentes con su propia diversidad que lo hace riquísimo tanto en creatividad, como en entusiasmo, ilusión y esfuerzo que cada día ponen toda su capacidad en sacar adelante lo mejor de sus alumnos . Es verdad que aún no hay un claro apoyo de las Administraciones para hacer cambios más estructurales ni legislativos que apoyen plenamente las metodologías más innovadoras.

Si deseamos que la sociedad de este siglo forme ciudadanos abiertos a los cambios inminentes y rápidos, que ya los estamos viviendo y se adapten a ellos, así como personas tolerantes que sepan desenvolverse dentro de grupos diversos, la educación no puede quedarse atrás. Los sistemas educativos tienen que adecuarse y promover también grandes cambios acordes a estos tiempos y proporcionar facilidades a las nuevas ideas que es evidente que tendrán resultados exitosos.

Sigamos innovando.

Ana Luisa López – Maestra

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *