El TDAh y las pautas para estudiar

Como bien sabemos, el TDAh consiste en un Trastorno del Déficit de Atención con/sin hiperactividad.

Esto quiere decir que a aquellos que sean TDAh les costará mucho más de lo habitual ponerse a estudiar y que cualquier estímulo por insignificante que parezca (como una persona caminando por la calle, un pájaro volando o el timbre de la puerta) llamará su atención, alejándoles de su principal meta: hacer los deberes o estudiar.

Por todo esto, es necesario seguir una serie de pautas para que consigan su objetivo de manera satisfactoria:

1. Es importante dotar al niño o adolescente de autonomía cara el estudio. Es normal que al principio no lo hagan del todo bien. No importa porque de lo que se trata es de que adquieran un hábito.

2. En cuanto al espacio, éste tiene que estar compuesto por:

  • Una mesa de estudio, ni muy grande ni muy pequeña, en donde se pueda tener el material que se vaya a emplear.
  • Una silla con un respaldo lo suficientemente largo que permita al alumno sentarse en forma de L. Esto permitirá que su espalda no sufra y que esté activo durante el proceso de estudio.
  • Una estantería en donde guardar el resto del material escolar que sea de fácil de acceso por si el alumno tiene que cambiar de asignatura o realizar una consulta para una tarea determinada.
  • Un corcho en donde tenga el horario de clase y las fechas de entrega de exámenes y trabajos.

3. Silencio o lo que es lo mismo ausencia de ruido. El alumno necesita que haya el menor ruido posible para poder concentrarse en realizar las tareas.

4. Temperatura media acercándose al frío, ya que uno de los efectos del calor es que adormece, lo que dificultará el estudio. Muchos alumnos se autoestimulan poniéndose en la nuca paños de agua fría o pasándose por la cara cubitos de hielo. Para horas de estudio intensivas, se puede optar por una ducha de agua fría.

5. Luz artificial en vez de luz natural. Aunque en un primer momento puede parecer descabellado, a la hora de estudiar para niños y adolescentes con TDAh es más favorable la luz artificial por dos motivos. El primero es que la persiana estará bajada y, con ello, ausencia de estímulos innecesarios. El segundo es que el alumno perderá la noción del tiempo y se centrará en hacer las tareas sin importar si es de día o de noche.

6. Ausencia de relojes. Unida con la bajada de las persianas, ayudará al alumno a perder la noción del tiempo y a focalizar toda su atención en hacer los deberes o estudiar.

7. Ausencia de móviles, para que el alumno no se puede distraer con distintos juegos, aplicaciones y programas de mensajería.

8. Por último, el niño o adolescente debe estar siempre medicado para poder centrarse en el objetivo de hacer los deberes. Si por cualquier motivo, un día no puede tomar la medicación, es mejor que no estudie porque no sólo se frustrará él, sino también el profesor de apoyo o los padres.

Con estas pautas, motivación y refuerzo positivo, se puede conseguir que estudiar ya no sea una odisea para los alumnos con TDAh.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *