El lenguaje y sus pasitos

El lenguaje es nuestra capacidad para manejar los símbolos lingüísticos en la comunicación verbal; es decir, comunicarnos a través de las palabras. Nos permite expresar y comprender los mensajes en nuestra comunicación con los demás. A través de él podemos expresar sentimientos, pensamientos, emociones, experiencias y aprendizajes.

Entenderemos mejor esta capacidad si sabemos que está compuesta por varios niveles, que se van desarrollando a lo largo de los primeros años de vida y completando a lo largo del día a día en contacto con el entorno. Estos niveles son:

  • El nivel fonético y fonológico, que se relacionan con los sonidos lingüísticos que forman el lenguaje, los sonidos de los letras y palabras.
  • El nivel semántico, que tiene que ver con la comprensión y el contenido del lenguaje, vamos adquiriendo palabras que tienen una carga semántica, significan cosas, nos permiten entender y expresar el contenido que queremos decir de forma más específica.
  • El nivel morfosintáctico, es aquel que se refiere a la estructura y la forma del lenguaje, como las palabras se relacionan entre ellas para construir frases y oraciones que trasladan a los demás lo que queremos comunicar y nos permiten descifran sus mensajes.
  • El nivel pragmático está vinculado al uso del lenguaje en nuestra comunicación con los demás, se emplea el lenguaje como herramienta de comunicación a través del que conseguir lo que queremos.

imagen-0371

Las dificultades del lenguaje pueden darse en las diferentes áreas mencionadas y en grados muy distintos, lo cual resulta en cada niño una
combinación individual y propia; es por ello que los niños con dificultades en el lenguaje son un mundo y es necesario adaptarse a las necesidades, puntos fuertes y débiles del lenguaje de cada uno.

Repasando ahora las dificultades posibles que podemos encontrar en el lenguaje, encontramos como los trastornos más comunes:

  • Retrasos en la adquisición y desarrollo del lenguaje.
  • Trastornos específicos del lenguaje.
  • Afasias o trastornos adquiridos del lenguaje (a causa de lesiones neurológicas adquiridas).

Los retrasos o trastornos del lenguaje reflejan diferencias en el desarrollo lingüístico del niño con respecto al curso esperado. En el caso de los retrasos, los pasos evolutivos en el desarrollo del lenguaje del niño se dan, aunque de forma tardía o haciéndose de rogar más. En el caso de los trastornos del lenguaje, pueden omitirse algunos pasos en este desarrollo, darse de forma alterada y también aparecer de manera tardía.

Es importante mencionar la relevancia de revisar la audición en los primeros meses y detectar cualquier comportamiento en el que parezca que el niño no esté oyendo bien, ya que para expresar el lenguaje antes hemos de integrarlo y comprenderlo. El sentido del oído es fundamental en la adquisición del lenguaje. Es natural y señal positiva de una buena audición en las primeras etapas observar que el niño gire hacia la fuente de sonido fuerte y suave producidos por objetos en los primeros meses de vida (3-4 meses), hacia el sonido del habla o lenguaje de otros (7 meses) y que se gira cuando escucha su nombre (hacia los 10 meses). Si algunos de estos comportamientos no aparecen o están limitados, serán signos de
alerta a consultar con el pediatra, solicitando en lo posible un análisis audiológico.

Captura de pantalla 2014-12-11 a la(s) 20.48.41

Para poder olfatear posibles puntos débiles y dificultades en el área del lenguaje, es imprescindible conocer como este lenguaje se produce en el niño de manera natural. Si conocemos que comportamientos lingüísticos tenemos que esperar y prever, es más fácil sorprendernos e identificarlos cuando no aparecen o aparecen alterados.

En los niños, se dan de manera natural los siguientes pasitos en su lenguaje:

  • A los 5-6 meses emite sílabas simples.
  • A los 9-10 meses comienza a balbucear (unir y repetir sílabas con sentido comunicativo).

Captura de pantalla 2014-12-11 a la(s) 20.49.01

  • A los 12 meses o al año comienzan a producirse las primeras palabras simples y entiende palabras muy cotidianas. Poco a poco da a sus palabras o emisiones sentido de “oraciones imperativas” y dice (por ejemplo) agua con el significado e intención real de mamá dame agua.
  • A los 15 meses sabe decir unas pocas palabras reconocibles para los demás.
  • A los 18 meses es capaz de comprender y seguir órdenes simples.
  • Sobre los 18 meses y 24 (2 años) el vocabulario del niño ha de ampliarse desde 20 palabras hasta aproximadamente 50 palabras reconocibles. A partir de los 2-3 años el vocabulario crece y se amplia más rápidamente de forma exponencial. Comienza a desarrollarse su expresión de frases simples.

Captura de pantalla 2014-12-11 a la(s) 20.49.10

  • A partir de los 3 años ya comienza a integrar en su lenguaje palabras como descriptivos y a comprender oraciones en las que aparecen términos deicticos o que no se pronuncian explícitamente pero están en el contexto, con lo que ha de interpretarse. Es capaz de nombrar colores y da algunos datos personales como nombre completo y edad. También es capaz de seguir una conversación simple y es capaz de seguir turnos en la conversación.
  • Alrededor de los 4 años comienza la etapa en la que las preguntas son un hábito al que recurre constantemente para comprender más y más el mundo que le rodea, conocerlo y aprender de él.

  • Hacia los 5 años muestra un habla fluida y pregunta sobre el significado de palabras más abstractas; comenta sobre sus experiencias en el colegio o sobre su día.

El lenguaje evoluciona día a día con su uso, los chicos adquieren vocabulario, forman oraciones cada vez más complejas, concretan más sus mensajes y especifican mejor que es lo que pretenden comunicar; desarrollan sutileza en la pragmática de su lenguaje y también habilidades mentalistas vinculadas con la comprensión de que los demás piensas y tienen intenciones y yo puedo anticiparlas, comprenderlas y modificarlas, y para ello puedo emplear mi lenguaje.

lenguaje_oral

Esta breve publicación nos acerca al desarrollo natural del lenguaje y nos permite asentar con mayor claridad las bases de su desarrollo, a fin de reconocer e identificar diferencias, retrasos o alteraciones. Será en futuras entradas donde se ahondará más y de manera más detallada en los comportamientos y características del lenguaje en niños y chicos con TEL (Trastorno Específico del Lenguaje).

Andrea Castro, logopeda en Unidad Focus

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *