Deporte y TDAH

Eso del deporte… sólo es una estrategia más para que se cansen, ¿verdad?

No me gustaría empezar este artículo resolviendo la pregunta anterior, ya que probablemente la mayor parte de los lectores perderían el interés. Empezaré por tanto desde lo menos obvio dando un titular, para muchos, novedoso:

Recientes estudios vienen demostrando que la actividad física en niños, adolescentes y adultos con TDAH promueve mejoras en su comportamiento, disciplina, autocontrol, capacidad de atención y les ayuda a canalizar emociones negativas como la agresividad.

Esto ha hecho que numerosos psicólogos, médicos, psiquiatras, profesores y padres del mundo pensaran en el deporte como una buena opción a la hora de plantearse el tiempo de ocio de este tipo de población. Además, a esto podemos sumarle los efectos beneficiosos que tiene el llevar una vida activa y que afortunadamente en la actualidad están tan presentes en los medios de comunicación: prevención de enfermedades cardiorrespiratorias y metabólicas, control del peso, etc.

Pero esto no es todo, cada vez hay más evidencia científica de los efectos que la actividad física regular tiene sobre nuestro estado de salud, como por ejemplo, la disminución de síntomas depresivos, ansiedad y estrés. Finalmente, sí, con la práctica deportiva se produce un consumo energético, mayor o menor dependiendo de las características de la actividad.

Vale, me has convencido, pero… ¿en qué meto a mi hijo/a?

Esto que en principio es una gran noticia, hace que nos planteemos otras preguntas: ¿qué tipo de Actividad Física?, ¿en grupo o sólo?, ¿durante cuánto tiempo?, ¿a qué intensidad? Resumiendo… ¿Vale todo? Si nos dejamos llevar por lo que dicen los datos y cifras, como dije anteriormente, muy novedosas, nos decantaríamos siempre por deportes o actividades que cumplan las siguientes características:

  • Intensidad moderada
  • De más de 20 minutos de duración
  • De carácter aeróbico (carrera, bicicleta, natación…)
  • Individuales

caida-frente-rodando_thumb_e

Seguro que en este momento a todos nos están viniendo a la cabeza varias opciones: natación, patinaje, remo, artes marciales (judo, karate, taekwon-do…), ciclismo, deportes de raqueta (pádel, tenis, bádminton…), atletismo, baile, orientación y senderismo, etc.

Afortunadamente tenemos una lista enorme de actividades que podemos elegir y seguramente hasta a nosotros mismos nos apetecería empezar a hacer alguna de esas. Pero, y a el/ella, ¿qué es lo que le gusta?

La mejor manera de integrar la Actividad Física a nuestra vida diaria de forma duradera es encontrando aquello que nos hace disfrutar.

Puedo probarlo todo hasta encontrar lo que me guste, con lo que me sienta cómodo. O quizás prefiera ir cambiando cada cierto tiempo de actividad.

Pero a mi hijo/a le gusta el fútbol, ¿tengo que sacarle del equipo para que haga otra actividad más adecuada?

No, sólo tengo que darle la oportunidad de probar cosas nuevas que tal vez no le gusten, o quizás le gusten incluso más.

Realizar diferentes tipos de actividades también tiene ventajas a nivel de socialización y mejora de la condición física y capacidad funcional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *