¿Cómo evitar malas sensaciones cuando practicamos deporte?

Acabamos de dar el pistoletazo de salida al nuevo Grupo de Deporte de Unidad Focus. Tanto para nuestros chicos como para todos aquellos que practicáis o tenéis pensado practicar actividad física regularmente, aquí tenéis unas pautas importantes sobre qué debemos hacer para evitar las sensaciones de fatiga, dolor de cabeza, mareo o náuseas después de nuestra práctica deportiva.

silhouette-76559_640

Una de las causas de estos síntomas podría ser la Hipoglucemia. Nuestro cuerpo necesita “gasolina” para poder soportar la carga del ejercicio, esa energía la obtenemos de los hidratos de carbono o carbohidratos. Pasta (al gusto), fruta y pan sería un buen ejemplo de alimentos que nos van a aportar la energía necesaria y que van a ser fáciles de digerir.

Sin embargo, es necesario evitar la ingesta de azúcares (chocolate, dulces…) antes del esfuerzo: producen una hipoglucemia reactiva, disminuyendo los niveles de glucosa por debajo de los normales. Una buena opción sería, por ejemplo, una pieza de fruta.

Otro factor importante es la hidratación. Es aconsejable llevar una botellita de agua o bebida isotónica para compensar la pérdida de agua a través del sudor. La deshidratación puede causar alteraciones en las funciones de los sistemas cardiovascular, termorregulador, endocrino y metabólico. También puede provocar carencia de sodio y potasio, ya que cuando sudamos también perdemos sales minerales.

Esto último puede ocasionar la aparición de calambres musculares.

Por último, cuando hacemos deporte y realizamos esfuerzos muy grandes, por ejemplo, un sprint a gran velocidad, no es aconsejable parar de golpe, por muy fatigados que nos encontremos. A groso modo, durante el ejercicio nuestro cuerpo pasa de mantener un retorno venoso adecuado gracias a los músculos que presionan las venas e impulsan la sangre (la sangre sale del corazón, oxigena el organismo y retorna al corazón gracias a este proceso) a parar de golpe este mecanismo, pudiendo darnos sensación de nauseas o mareos. En personas con problemas del sistema cardiorrespiratorio los efectos pueden ser más perjudiciales (estasis venoso, síncope, vértigo…). Para evitarlo simplemente debemos ir bajando la intensidad del ejercicio poco a poco hasta parar. Por ejemplo, después del sprint, hacemos una carrerita a intensidad moderada o continuamos andando.

En conclusión:

  • La comida de ese día debe ser rica en hidratos de carbono, como la pasta o el arroz.
  • Antes de hacer ejercicio podemos tomar una fruta o un zumo de frutas, evitando dulces o chocolate.
  • Siempre tenemos que estar hidratados. Podemos llevar una botella de agua o una bebida isotónica.
  • Después de hacer ejercicio de alta intensidad no paro de golpe, puedo trotar un poco o realizar una actividad más suave (intensidad moderada o baja) antes de parar.

Marta González Poncet.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *