enero 8, 2018

Catuxa, psicóloga y logopeda en Unidad Focus

Desde pequeña, he tenido claro que a lo que me quería dedicar profesionalmente era al trabajo con niñ@s y adolescentes. Poco a poco, esta idea se fue definiendo más y decidí estudiar Psicología. La Logopedia vino después, y surgió sobre todo a raíz del trabajo con personas con dificultades importantes a nivel comunicativo. Fue ahí donde realmente me di cuenta de lo que supone para una persona a nivel emocional no poder comunicarse adecuadamente con su entorno. Esto es aplicable también a las dificultades de aprendizaje, sobre todo en un mundo en el que a l@s niñ@s se les sigue valorando de forma casi prioritaria por sus resultados académicos.

En mi trabajo, intento proporcionar un ambiente seguro en el que ayudar a l@s niñ@s, adolescentes y a sus familias a explorar los aspectos que están suponiendo una dificultad en su vida. Creo que cada persona es única, con unas situaciones y vivencias únicas, que le hacen adaptarse al entorno en el que se encuentra de la mejor forma que pueda o sepa. Parto de la idea de que gran parte de las dificultades a las que todas las personas nos enfrentamos a nivel intrapersonal e interpersonal están causadas por un déficit en la comprensión de qué pasa y por qué pasa. Utilizando una metáfora fotográfica, en muchas ocasiones cuando nos encontramos inmersos en una situación difícil, necesitamos alejar el zoom de la cámara con la que miramos para poder descubrir los motivos de lo que está pasando. Es por ello que le doy una gran importancia a ayudar a l@s niñ@s, adolescentes y a sus familias (sobre todo a sus familias) a entender y a entenderse entre sí, teniendo en cuenta las situaciones presentes y pasadas de cada persona.

Trabajo en lo que me gusta, por lo que para mí es fácil mantener la ilusión y la motivación de seguir formándome y aprendiendo día tras día.